Otra vez en el abandono: animales rescatados

Solo siete personas de las 20 que forman parte del programa Apadrina un Animal de Compañía asisten de forma regular a convivir con los perros rescatados.

Además de tener que sobrevivir en la calle, cuando apenas era un cachorro de tres meses, Canica perdió el ojo derecho, tras ser atropellado. Su suerte parecía cambiar al ser rescatado por la Brigada de Vigilancia Animal, con lo que podría encontrar un hogar y una familia; sin embargo, a dos meses del rescate, nada de eso ha ocurrido.

Actualmente, Canica vive en las instalaciones de la Brigada, donde se encargan de rehabilitar animales rescatados para buscarles un hogar o un protector a través del programa Apadrina un Animal de Compañía.

A principios de febrero, tras ver un reportaje por televisión, una familia asistió a las instalaciones para ver a Canica, pero cuando los niños llegaron a conocer al perrito, los padres decidieron buscar a otro. Marcos Padilla, veterinario de la unidad, comentó que “no les gustó que Canica estuviera tuerto y al final no se llevaron a ninguno”.

El veterinario de la Brigada cuenta que esa historia se repite constantemente en las instalaciones, pues, al ser animales que han pasado por situaciones de peligro, algunos de ellos presentan cicatrices, cojean o les faltan órganos.

Los 142 perros, 16 gatos y cuatro yeguas, dos de ellas preñadas, que viven en la Brigada de Vigilancia Animal no solo conocen el maltrato sino también el desinterés de los humanos, pues el programa Apadrina un Animal de Compañía no ha dado resultados, ya que solo cuentan con 20 padrinos, de los cuales solo siete asisten de forma regular a convivir con los animales.

¿En qué consiste Apadrina un Animal de Compañía?

El programa de la Brigada de Vigilancia Animal consiste en que las personas colaboren con el cuidado del peludo, ya sea con donaciones en especie o con tiempo de juegos, que se realizan los domingos de las 9:00 de la mañana y hasta las 14:00 horas.

El problema es que las personas no tienen el compromiso para mantener su participación y terminan por abandonar a los animales, explica Carmelo Hernández, jefe operativo de la Brigada de Rescate Animal.

De los más de 150 animales, solo los Mora, Jacaranda, Avia, Toño, Cruzi, Bianca, Moisselle, Pistol y Cuquio, todos perros, tienen padrinos que los visitan cada domingo.

De acuerdo con Carmelo, el programa está diseñado como un albergue temporal, al que llegan perros en situación de riesgo, los cuidan, rehabilitan y educan. En principio, la idea era que el proyecto atendería a un máximo de 50 animales; sin embargo, actualmente, se ven rebasados por el abandono y el bajo índice de adopción. Por ejemplo, el año pasado dieron en adopción a 69 perros y 18 gatos.

La Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies (AMMVEPE) estima que en el país hay alrededor de 28 millones de mascotas, de las cuales 23 millones son perros y gatos, y solo 30%, alrededor de 8.4 millones, tiene un hogar

¿Qué es la Brigada y a qué se dedica?

La Brigada de Vigilancia Animal es un grupo especializado en el rescate de animales en peligro, que pertenece a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y cuenta con 84 policías operativos y cinco médicos veterinarios.

Perritos abandonados, atropellados o gatitos atrapados en mallas de alambres son el tipo de animales que regularmente auxilian, pero también han rescatado animales exóticos, como un oso hormiguero que vagaba por Tepito, un león que vivía en una azotea de la Merced, un cocodrilo, una avestruz y un mono araña, que descubrieron los bomberos al acudir a un llamado de emergencia.

En mayo próximo, la Brigada de Protección Animal cumplirá 15 años y, según Carmelo Hernández, son pioneros en América Latina, al ser una unidad policiaca que se dedica a buscar el bienestar de animales en peligro.

Los elementos no solo atienden a animales que se encuentran en situación de maltrato y crueldad, también están capacitados para hacer rescates en circunstancias de riesgo, como cuando los animales caen en barrancos.

Además, realizan acciones preventivas, ofrecen talleres de concientización en escuelas y comités vecinales con la finalidad de reducir el abandono de lomitos y felinos. También colaboran con instituciones públicas para realizar campañas de esterilización y cuentan con el programa Apadrina un Animal de Compañía.

¿A quiénes puedes apadrinar o adoptar?

Los perros de mayor edad son Lyn May, Marcos, La Templaria, que tienen entre cuatro y cinco años, y son ideales para ser perros de compañía de adultos mayores. Hay otros como Maya, Canica o Azalea, que son perros más jóvenes e ideales para familias con hijos pequeños.

También hay cuatro yeguas para darlas en adopción; sin embargo, pasan por un filtro más estricto, ya que la persona interesada debe demostrar que tiene la capacidad económica, un espacio adecuado y atención médica.

Aunque carecen de un análisis clínico, el estado de salud de los perros es bueno, a pesar que algunos llegan con alteraciones profundas a causa de la desnutrición, fracturas o que no pueden apoyar algún miembro, pero al ser dados en adopción ya han superado sus problemas de salud y comportamiento.

La atención que los lomitos reciben en cuanto a su comportamiento, se enfoca en sustituir actitudes no deseables mediante un proceso de modificación conductual, a través de recompensas como comida o juegos, sin utilizar los castigos.

El veterinario Marcos Padilla asegura que durante el tiempo que él ha estado solo han tenido que sacrificar a un par de perros porque su comportamiento era irreparable.

En tanto, Fernando Cuevas, el César Millán de la Brigada, explicó a Chilango que entrenan a los perros porque “no le podemos entregar un problema a la sociedad. Nuestro trabajo es saber qué tipo de reacciones tiene y tratar de corregirla mediante la obediencia, y al final entregamos perros entrenados”.

Los perros viven en jaulas que son compartidas por la sobrepoblación que hay. “Hacemos los match de acuerdo con las características y sociabilización de cada perro”, explica el veterinario, aunque hay otros que son los forever alone, porque su comportamiento es agresivo.

¿Cómo adoptar o ser parte de Apadrina un Animal de Compañía?

Para adoptar un animal es necesario ser mayor de edad, radicar en la CMX, llevar una copia de comprobante de domicilio no mayor a tres meses y hacer un pequeño cuestionario en las instalaciones de la Brigada, ubicadas cerca del Parque Ecológico Xochimilco, en la avenida Manuel Ávila Camacho Anillo Periférico S/N, Ciénega Grande.

Además, deberás firmar un contrato para darle identidad al perro o gato y acceder a las visitas de seguimiento para constatar el buen trato que le das al animal.

Mientras que para ser parte de Apadrina un Animal de Compañía y erradicar el abandono, solo tienes que ir a las instalaciones, darte de alta en el programa y asegurar que puedes mantener tu compromiso para que los lomitos y felinos no sean descuidados por segunda vez. Si tienes más dudas puedes llamar al 5208-9898.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *